Sin homenaje, sepultan a los dos policías muertos en emboscada

Morelia, Mich.
Sin ningún tipo de homenaje, más que el de sus propios familiares, fueron sepultados los dos policías de la Fuerza Ciudadana que murieron en la emboscada perpetrada en su contra la madrugada del pasado martes, a un kilómetro del rancho «La Fortaleza Anunnaki», ubicado en el municipio de Apatzingán, inmueble que era propiedad de Nazario Moreno Gonzáles, alias «El Chayo», líder y fundador del fragmentado cártel «Los Caballeros Templarios».

Entre las lágrimas de sus dolientes se hizo la misa del oficial Samuel Hernández Álvarez, quien ya había sobrevivido a una balacera en la población de La Huahua, en la costa michoacana, donde quedó herido.

La iglesia de Cuto del Porvenir, en el municipio de Tarímbaro, fue el lugar donde se oró por Samuel. Después fue sepultado en el campo santo de dicha comunidad, cerca del mediodía de este jueves.

En cuanto al uniformado Juan Pablo Santillan, quien había digo escolta de ex directores de Seguridad Pública, él fue cremado a petición de su familia el pasado miércoles y fue llevado al domicilio de sus seres queridos, en esta ciudad de Morelia.

La agresión contra la FC dejó en total siete muertos, entre ellos los dos policías y cinco civiles; de éstos últimos cuatro ya han sido identificados y reclamados por sus deudos.R6